viernes, 26 de febrero de 2010

EL CUERPO COMO TRINCHERA





Cuatros disidentes que cumplen, largas condenas en la cárceles castristas y un periodista y exprisionero político ocupan el lugar de Orlando Zapata Tamayo en la huelga de hambre y exigen la libertad de todos los presos políticos cubanos

1 comentario:

carlos dijo...

coÑo que carajo pudieramos hacer para acabar con esa maldita dictadura